4 pasos para tener una buena vida

4 pasos para tener una buena vida

 

Osteopatia Barrio de Salamanca

Vivir mejor con Osteopatia    (Imagen de Larisa Koshkina en Pixabay)

 

“4 pasos para tener una buena vida”

 

“Nunca dejes que nadie te diga que no puedes hacer algo, ni siquiera yo. Si tienes un sueño, tienes que protegerlo. Las personas que no son capaces de hacer algo te dirán que tú tampoco puedes. Si quieres algo, ve a por ello y punto.”

“En busca de la felicidad” (2006)

Tu cuerpo es el espejo de lo que piensas.

 

Cada día, como osteópata, tomo más y más conciencia de que los desequilibrios en el cuerpo son consecuencia de desequilibrios a nivel psicológico. Sobre todo me doy cuenta de que la gran carga que tienen mis pacientes a nivel mental se ve reflejada de manera clara en trastornos y dolor en sus cuerpos. Después de más de 20 años de profesión vengo observando de que si consiguiéramos estar más centrados y equilibrados a nivel psicológico podríamos tener una buena vida, al menos una vida de muchísima mayor calidad de la que tenemos. También es importante llevar un estilo de vida más o menos saludable, que incluye caminar o hacer ejercicio diariamente para llegar cansado a la cama, alimentarse con suficientes vegetales y proteínas, pasar tiempo con amigos o seres queridos, jugar y reír, y como osteópata haré también hincapié en mantener una postura erguida y adecuada.

 

Según un reciente estudio científico solo unos pocos adultos reúnen los criterios suficientes como para considerar que llevan una vida sana. El estudio publicado en “Archives of internal Medicine”  muestra que solo el 3% de los adultos americanos muestran una perfecta puntuación en lo que los autores consideran que son los criterios básicos para llevar una vida sana. Pero no se pretende llegar a la perfección, tan sólo tomar unas costumbres que nos hagan disfrutar de una buena vida.

 

El miedo y la ansiedad.

 

A diario veo como el miedo, la ansiedad y el estrés atenazan a mis pacientes encogiendo y retorciendo sus cuerpos hasta límites a veces difíciles de creer. Y es que muchos de ellos tienen una gran carga proveniente del pasado, ideas preconcebidas que les limitan acerca de quienes son, de a donde pueden ir en la vida, de lo que pueden conseguir… Como osteópata puedo aliviar su carga considerablemente, al quitarles el dolor y liberar sus bloqueos, pero si no hay cambios mentales, el dolor seguramente vaya a volver a instalarse exactamente en el mismo lugar en el que estaba. Y es que no nos cuidamos, seamos honestos, nos cuidamos bien poco. Pero queremos vivir bien, queremos tener suerte, no sufrir y vivir una vida en armonía. Pues bien, siguiendo estos pasos, día a día, estaremos mucho más cerca de conseguirlo.

 

“4 pasos para tener una buena vida”

 

1- Toma conciencia de como te sientes y de lo que piensas en cada momento

(sin llegar a obsesionarte 😉 Nuestro carácter y nuestro día se tuercen, al igual que lo hace nuestra columna o se nos contractura el cuello, debido a pequeñas sumas de pensamientos negativos y estresantes. Se consciente de ellos y reorienta tu pensamiento. Así evitarás a personas o situaciones que te hacen sentir mal, que de otro modo pasarían desapercibidas. Y de este modo no acumularas tensiones en tus músculos y no se resentirán tus huesos ni tu cuerpo.

 

2- Aliméntate con lógica.

Come suficiente verdura y fruta, y suficiente proteína. Si no tienes tiempo muchos días de hacer la comida come alimentos crudos como fruta y algunas verduras que no requieran de cocción. A tu cuerpo el alimento crudo le encanta. Si puedes ayuna de vez en cuando, esto le da un “break” a tu cuerpo y ese día se dedica a eliminar toxinas. https://www.fitnessrevolucionario.com/2015/09/12/mitos-ayuno-intermitente/

 

3- Muévete, haz algo de ejercicio.

Así te vas a poner en contacto con tu cuerpo y vas a trabajar la propiocepción, esto es la conciencia de nuestro propio cuerpo. A menudo estamos desconectados, como si cuerpo y mente fueran dos entes separadas, y no lo son. Ejercitar un poquito tu cuerpo puede darte muchas satisfacciones y una nueva conciencia de ti mismo. Además así tu autoestima subirá como la espuma.

 

4- Piensa bien, de los demás y de ti mismo. Imagina un buen futuro para ti.

Deshecha a partir de hoy y para siempre esos pensamientos negativos acerca de nosotros y nuestro futuro que nos han hecho creer que son inocuos. No lo son, y tienen una gran carga para tu mente, y por extensión para tu cuerpo. También es importante que no pienses mal de los demás; te hace perder energía y pone tu mente en un modo destructivo, y lo que te interesa es utilizar tus recursos para construirte una buena vida, no para evaluar o juzgar al vecino de arriba. Economiza y orienta inteligentemente tus recursos mentales, lo vas a notar. Por extensión tu trato con la gente va a mejorar y vas a tratar mejor a los demás, pero es que los demás te van a tratar mucho mejor a ti y vas a ser más feliz. Harás mejores amigos, tu jefe y compañeros serán más amables contigo y mejorarán también tus relaciones de pareja y familia. Ves? Todo son ventajas 🙂

 

 

Te mereces vivir bien. No hay ningún razón por la que tengas que vivir sufriendo. Cambia el enfoque. Empieza a quererte y a cuidarte mejor. Incluye estos hábitos en tu vida y verás como poco a poco mejora y consigues tener lo que te mereces: Una buena vida.

 

Javier Arceo

Osteópata