El estiramiento

 

deportista estirando

 

Si tuviéramos que establecer un porcentaje de las causas que provocan una lesión cualquiera, podríamos decir que la ausencia de estiramiento alcanzaría una cota bastante alta en dicho baremo.

Así mismo, el estiramiento es absolutamente necesario para la recuperación de la musculatura mas usada. En términos generales, un músculo sano es un músculo estirado y es absolutamente necesario saber estirar para poder mantener nuestro cuerpo, elástico y vital.

 

Pero el estiramiento, a pesar de lo que opina la mayoría de la gente, no es exclusivo de los deportistas. Cualquier persona con cualquier tipo de actividad, ya sea en el trabajo, o en actividades deportivas, debería estirar siempre antes y después de dicha actividad o ejercicio. Un oficinista con problemas de cuello por la posición ante el ordenador debería estirar varias veces a lo largo del día los músculos de cuello y espalda que se ven contracturados por la acción de su trabajo. Si además tiene problemas lumbares al estar mucho tiempo sentado, debería estirar los músculos de la zona dorsal y lumbar con cierta asiduidad.

 

Al hacer que los músculos se alarguen no hacemos otra cosa que ir evitando esas dichosas contracturas que nos provocan el dolor y nos impiden nuestra actividad con normalidad. Pero el estiramiento debe ser efectivo, más por continuidad que por intensidad, ya que si estirar nos provoca dolor podemos conseguir el efecto contrario, que el músculo se espasme y se lesione. No es eso lo que se pretende sino lo contrario.

Por tanto, asegúrate de que tienes una buena tabla de estiramiento adecuada a la actividad que llevas a cabo. Haz el estiramiento con suavidad y tesón y no te hagas daño estirando en exceso. Y estira, estira, estira en cada actividad de tu vida que exija a tus músculos un esfuerzo continuado.